Pandemia que mata - Opinión - Ometepec - todochicoloapan.com

Opinión

Pandemia que mata

Ángel Aguirre Rivero

Pandemia que mata

Periodismo

Agosto 07, 2021 21:29 hrs.
Periodismo Nacional › México Guerrero
Ángel Aguirre Rivero › guerrerohabla.com

Cuando tomamos un respiro de la crisis que ocasionó el covid-19 en todo el mundo y veíamos con entusiasmo la disminución de esta terrible pandemia, los nuevos embates son más dolorosos aún.
Hace unos días, leía que en Acapulco se había registrado el mayor número de contagios en un solo día, 800, el más alto en todo lo que va de la pandemia. Días dolorosos y tristes donde todas las familias, todas, hemos perdido un ser querido, dígase un hermano, un amigo, un colaborador o un conocido y llegan vacíos difíciles de llenar en nuestro corazón por aquellos que se van y compartimos tramos en la vida o la política.
No pretendo buscar culpables de esta situación, que los debe haber por su mal manejo de la epidemia, ni mucho menos señalar al gobierno como único responsable, porque sería injusto. La opinión de la gente ya está hecha y ese juicio es inapelable.
Yo planteo más bien que debemos tomar conciencia, que la protección de la salud es una tarea que nos compete a todos, sí, a todos, y debemos actuar con responsabilidad. Porque hay ejemplos que me dicen que esto no ocurre así.
En estos días conversé con tres jóvenes menores de 30 años a quienes pregunté si se vacunarían. Los tres me contestaron de forma contundente que no, por las consecuencias que, según ellos, les generará la aplicación de la vacuna.
Les hice ver que muchas personas están muriendo por no someterse al programa de inmunización y solo pude convencer a una; otra me dijo que lo pensaría y la otra, categóricamente, me dijo que no acudirá.
Personas con una preparación académica u otras influenciadas, como una gran carga por la religión que profesan, resulta imposible persuadirlas; increíble pero cierto.
Hace unos días, escuchaba de un amigo que su tía (quien profesa una de esas religiones que no voy a mencionar) decía que aplicarse la vacuna significaba meter al diablo en su cuerpo.
Otras más, sabiendo de que se encuentran contagiados, no inician su tratamiento de inmediato. Algunas por falta de recursos económicos, otras se paralizan y no reaccionan ante la urgente necesidad de iniciar la atención médica.
Me parece de suma importancia que se ponga en marcha un programa de difusión más agresivo por parte de las instituciones de gobierno, pero también de la sociedad en general. Es necesario despertar conciencias.
Por otro lado, ante la crisis todos podemos hacer algo, no debemos quedarnos pasmados; si yo o usted podemos ayudar para pagarle un tratamiento a un conocido, ya no se diga a un familiar, hagámoslo… Dios lo recompensa con creces.
La solidaridad es un valor que no debe adormecerse en nuestro interior, ya sea por miedo, por egoísmo o desinterés hacia el prójimo. En los momentos difíciles sacar lo mejor de nosotros nos hará trascender en esta vida y la que viene.
Hagamos labor de convencimiento para persuadir a aquellos que por ignorancia o influencias negativas se niegan a acudir a los centros de vacunación, y cuidemos a nuestras familias celosamente para que estos días, que se advierten como los peores de la pandemia, eviten toda forma de contagios.
Por eso creo muy importante que las instituciones de gobierno difundan, como ya lo hacen, el porcentaje de los que lamentablemente perdieron la vida y no fueron vacunados, para que se tome conciencia de la importancia que tiene someterse a este programa de prevención.
En fin, son muchas las acciones en las que se puede contribuir desde nuestro ámbito, hagámoslo por nuestros seres queridos, por nuestros amigos, por nuestros conocidos, hagámoslo por México.
La tarea es de todos.


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor