Miedo, ignorancia y desinformación, motiva abandono de mascotas por temor a Covid-19


Falso, contagio animal-humano; más expuestos a infección gatos y hurones que perros

| Guillermo Pimentel Balderas | Desde diarioalmomento.com


Salud

Julio 10, 2020 02:14 hrs.
Salud Estados › México Ciudad de México
Guillermo Pimentel Balderas › diarioalmomento.com

• Es necesario tomar precauciones para no contraer y contagiar el virus: UNAM

Por desgracia, existen el miedo, la ignorancia y la desinformación al pensar que un animal de compañía pueda transmita el virus del SARS-CoV-2, pero en momentos de crisis, como el de la pandemia, puede empujar a algunas personas a abandonar a sus mascotas.

Una realidad es que los refugios se preparan para recibir a más mascotas sin hogar a medida que los propietarios mueren a causa del Covid-19. Se ha tenido conocimiento del abandono de estos animales (perros y gatos) en varias alcaldías de la ciudad de México, por el temor de que sean portadoras del coronavirus y, no se descarta que esa situación aumente conforme pasen las semanas por otro factor elemental que es la falta de recursos económicos para su sustento.

En tanto, estadísticas nacionales dan a conocer que más de 25 millones de perros y gatos en México viven en situación de calle, lo que podría provocar enfermedades parasitarias para el ser humano y casos de rabia. Y, tan sólo en la capital mexicana habría cerca de un millón 200 mil perros ’callejeros’.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), refiere que 57 de cada 100 mexicanos tienen mascota, y sólo 30 por ciento de estos en nuestro país cuentan con un hogar, pues 70 % de la población total, que se estima superior a los 25 millones que no tienen hogar.

UNAM a favor de mascotas

Ante este incierto panorama, Francisco Monroy López, académico de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia (FMVZ) de la UNAM, indicó que hasta ahora no se ha demostrado que los animales de compañía puedan transmitir el virus SARS-CoV-2 a sus propietarios.

Sin embargo, lamentó que el miedo, la ignorancia y la desinformación en estos momentos de crisis sanitaria, puede influir en algunas personas a abandonar a sus mascotas.

’Antes de hacerlo, deben pensar que el problema no son estos animales, más bien somos nosotros quienes podemos contagiarlos si no guardamos medidas mínimas de higiene’, advirtió.

El especialista en medicina preventiva comentó que los animales que se han infectado de forma natural pueden permanecer asintomáticos o desarrollar señales como fiebre, tos, dificultad para respirar, estornudos, vómitos, diarrea o letargia, sin asociarse con cuadros clínicos severos.

’Hasta el momento se ha documentado muy poco acerca de la infección en perros; se han encontrado más casos en gatos, al parecer son más susceptibles, al igual que los hurones’, detalló.

Monroy López recordó que en Nueva York se presentó un brote respiratorio entre los leones y tigres del Zoológico del Bronx, con signos similares a COVID-19.
’Debido a que no es fácil la toma de muestras en esos animales, se tomó sólo un frotis de exsudado faríngeo en un ejemplar, que dio positivo al virus. Se sospecha que el contagio fue a través de uno de los cuidadores que también dio positivo a SARS-CoV-2 y no tenía signos de la enfermedad’.

Precauciones

Como se ha demostrado que hay cierto riesgo de transmisión a los animales de compañía, es necesario tomar precauciones si contraemos la enfermedad del coronavirus, subrayó.

Si la persona vive sola y no tiene quien le ayude, debe evitar el contacto directo con las mascotas, lavarse las manos antes y después de servirles su alimento o limpiar sus espacios y utensilios, y sobre todo impedir que lo laman o se acerquen, además de usar cubrebocas, sugirió.

Después de la contingencia y dependiendo de la zona en que vivamos, lo más recomendable es reducir la salida de los animales, evitar el acercamiento con otros animales y personas de las que se desconozca situación de salud.

Monroy López destacó que no se les deben limpiar constantemente las patas porque los desinfectantes pueden producirles lesiones en la piel; ni bañarlos a diario porque eso afectaría su salud. La frecuencia del baño, así como los cuidados particulares, deben ser prescritos por un médico veterinario zootecnista.

’Si no están habituados a permanecer encerrados, es lógico que presenten comportamientos atípicos como morder cosas, orinar o defecar en lugares inadecuados, además de tener ansiedad o estrés. Debemos encontrar actividades que los entretengan, como colocar sus croquetas dentro de cajas o detrás de sillones para mantenerlos interesados’.

El universitario resaltó que las actitudes de los animales son, de alguna manera, reflejo de sus propietarios, y si ellos están bien, sus animales suelen estarlo también.

Finalmente, recomendó mantener contacto con el profesional que atiende a los animales de compañía para saber las condiciones en las que presta sus servicios, y si la actividad física ha disminuido, reducir un poco la dieta o cambiar el tipo de alimento. ’Eso debe decidirlo cada veterinario de acuerdo con las condiciones particulares’.


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor