Presente lo tengo yo

Es mejor morir virgen que...

Armando Fuentes Aguirre ’Catón’

Es mejor morir virgen que...

Periodismo

Noviembre 12, 2020 17:17 hrs.
Periodismo Nacional › México Coahuila
Armando Fuentes Aguirre ’Catón’ › guerrerohabla.com

En el baratillo he comprado mis más caros libros. Caros de caros, es decir de precio elevado, y caros de caros, es decir amados y queridos. En todas las ciudades a donde iba antes de que viniera esta canalla pandemia -e iba a muchas- buscaba las librerías de viejo y hurgaba en ellas para encontrar alguna cosa perteneciente a esa ciudad; a su historia, sus tradiciones y leyendas; y a eso que tan de moda se puso hace algún tiempo: los usos y costumbres. Porque usos y costumbres los tenemos todos -ésa es una costumbre y es un uso-, no nada más los indiecitos.

Así reuní una nutrida colección formada por libros impresos en todas partes del país. De esos libros algunos son rarísimos, y me los envidian con insana envidia aun quienes viven en las ciudades de su origen. Pondré un ejemplo.

A principios de este año fui a Mérida, y en un local del mercado en el que vendían granos vi un montoncito de libros viejos sobre el mostrador, con un papel encima que mostraba el signo de pesos. Tal es el lacónico modo para decir que algo se vende. Los examiné, y supe inmediatamente que revoleaba por encima de mí el ángel protector de los bibliómanos, que es un ángel algo loco, igual que ellos. Porque he aquí que entre esos libros -de superación personal, de esoterismo, de cura por medio del ajo y la cebolla- estaba la autobiografía de Coqui Navarro, uno de los más notables compositores yucatecos de nuestra época. De ese libro, publicado en 1977 en San Ignacio, Yucatán, se imprimieron únicamente 500 ejemplares en edición más que modesta. Ya se verá que es un tesoro.

Después de regatear -el regateo es un democrático ejercicio que iguala a vendedor y comprador- pagué el precio que el dueño me pedía. Y esa noche, en mi hotel, leí el libro completo. Es un delicioso recuento de las venturas y desventuras de un cantor de la trova yucateca, autor de canciones como ’Te amaré toda la vida’, "Despierta, paloma", "Me lo dice el corazón", "Un lugar", "A todas horas", "Hasta hoy" -"Hasta hoy te permito que pienses que soy simplemente tu amigo..."-, y tantas más que son tesoro de la música popular mexicana.

De lo mejor del libro es el recuerdo que el trovador hace de su tía Mercedes, quien entre rezo y rezo del rosario decía verdades contundentes, algunas expresadas con palabras muy poco católicas:

El que no tiene dinero, sirve su fundillo para candelero.

Y una frase que merecería ser parte de algún libro sagrado por su sabiduría y su verdad:

Es mejor morir virgen que parir pendejos.

Gracias le doy a mi ángel librero por haber guiado mis pasos al impensado sitio donde compré un libro como éste, que tiene buena letra, hermosa música y galanuras de travieso ingenio popular.


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor