Coronabicho contra la Fe


Ciencia, religión o valemadrismo

| Jorge Víctor Rodriguez | Desde diarioalmomento.com
Coronabicho  contra la Fe

Religión

Diciembre 12, 2020 22:09 hrs.
Religión Estados › México Ciudad de México
Jorge Víctor Rodriguez › diarioalmomento.com

Querido lector, me anticipo para desearle felices posadas, navidad, noche buena, día de los inocentes, año nuevo y reyes, así como vamos hasta 14 de febrero, las cosas no cambian, van de mal en peor según las estadísticas a nivel mundial, no solo nuestro país. Estamos a nada de estar en semáforo rojo, de que caiga la economía (otra vez) aumento en el encierro, pérdida de los empleos que se han generado, gran dilema, abrir todo o cerrar todo.

Por una parte los medios hacen pedazos al Dr. Gatell por sus pronósticos, por otro lado la gente dice que Dios los cuida (el Dios de su preferencia), muchos más dicen que esto va ser por siempre y mejor seguir viviendo que estar encerrados, a ’chupar’ que el mundo se va a acabar. Seguimos viendo peregrinaciones a pesar saber que la villa está cerrada. Pero son promesas a la virgen y hay que cumplirle.

El teletón como siempre, llegando a sus metas para evadir impuestos, perdón para ayudar a las personas con capacidades diferentes, me sigo preguntando, si está mal la economía y pocos son los que tienen dinero ¿cómo consiguen tanto dinero? En el centro de la ciudad no existe la pandemia, ahí no llega, hasta el bicho le da miedo entrar a Tepito y anexas (al menos eso parece), la ley seca en varias zonas no existe.

La fe mueve montañas, la ciencia está equivocada, está en contra de los dioses del olimpo, blasfemos todos, San judas y la virgen María nos cuidan, mientras ya empezaron las pre-posadas (me consta) piñata, ponche y muchas cosas mas, la familia y amigos felices, disfrutando como si nada pasara, tal vez les pusieron vacuna de valemadrismo. Pero, desde mi perspectiva (espero no se molesten) han muerto poco más de un millón de personas en el mundo ¿en serio es mucho?

Platicando con las actrices Luz Brambila y Zua Grecia de la película ’Una chilanga en Brasil’ recién llegadas del país carioca, comentan todas las medidas de seguridad que hay en los aeropuertos, esperan grabar varias escenas en México, lo malo es que el estreno no tiene fecha, tal vez en cines o plataformas, dependiendo como avance o se reduzca la pandemia.

Zua nos narra de una chica llamada Xochitl que le quedan 30 días de vida, (no por el coronavirus) para Liz hacer una película en dos idiomas (español, portugués y el acento argentino), un reto trabajar (grabar) por la situación que se está viviendo en el mundo, esperan la aceptación del público mexicano. Hay que seguir adelante nos mandan besos y abrazos y sus mejores deseos. Esperan no se pare la producción por el incremento de casos.

Van a cerrar comercios, negocios no necesarios más temprano, como si el virus durmiera por las mañanas o fuera tuviera más poder por la noche; la CDMX no quiere terminar en semáforo rojo, pero así como vamos, no se que vaya a pasar, muchas personas comprando árboles navideños, preparando a sus ’Niños Dios’ haciendo compras en el centro por ser más barato, no quieren sentirse amenazados de comprar a precios mayores en línea o en tiendas que dan al triple de su valor.

Van a reportara a las personas que hagan fiestas, reuniones, festejos, lo que sea, por una parte es prohibición, por otra la libertad de reunirse con quien uno quisiera, convivir, disfrutar (aunque no haya mucho de ello) la vacuna no es una solución, a ver quien se la pone por gusto, sobre todo porque tiene una duración de 4 meses (la de Pfizer, por si no lo sabían), el virus sigue mutando, los que se salvan son los menores de edad y las mujeres embarazadas.

El gobierno para muchos es el culpable de lo que está pasando, los científicos no saben hacer su trabajo, las personas le piden a Dios que los cuide en las fiestas o en sus compras, otros siguen sin creer en el bicho y es culpa de los conservadores (algún pretexto deberían tener). Lo más increíble es que personas que viven en las calles, como si nada estuviera pasando en el mundo, que resistencia en su organismo, temperaturas baja, lluvias, calor, aguantan todo.

Si Dios ya tiene escrito nuestro destino para que nos preocupamos, si el gobierno está haciendo lo imposible, para que nos preocuparnos, si nos vale ma… para que nos preocupamos, que ironía. Como siempre querido lector, usted tiene la última palabra y ¿quién soy yo para decirle lo que tiene que hacer? Simplemente pasará lo que tenga que pasar, morirán los que tengan que morir, para muchos la vida seguirá, para otros no, viva como quiera vivir y muera también como lo desee.


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor