El avance feminista en la cuarta transformación del país

Aquí, pensando en voz alta

Ana María Ponce

Aquí, pensando en voz alta

Derechos Humanos

Junio 30, 2020 19:38 hrs.
Derechos Humanos Internacional › México
Ana María Ponce › codice21.com.mx

La derecha, en donde militan los creadores de las frases misóginas ’lavadoras de dos patas’, ’el viejerío’, y ’mi animal favorito es la mujer’, ahora pretenden enarbolar la lucha feminista por la igualdad de condiciones y la paridad de género.

Señalan, a bote pronto, cualquier situación en donde pueden colar su furia por la pérdida del poder. Por un lado, se dicen feministas, pero en los congresos locales frenan las iniciativas para despenalizar el aborto y dar atención médica gratuita a las mujeres. Un doble discurso que no se debe dejar pasar.

Es fácil decir que en México hay desigualdad entre hombres y mujeres; más, si lo está diciendo la derecha que gobernó por tantos años y dejó a la mujer siempre desprotegida. Sus argucias de un cambio de imagen, otrora misóginos patriarcalistas y ahora pretendiendo ser feministas, no hace que las mujeres notemos la diferencia pretendida, pues sólo las ingenuas podrían seguirlos en su lucha por recobrar el poder.

Apuntan a decir que el gobierno de la "4T" está dejando de lado la lucha feminista; sin embargo, y propio de su historial machista, lanzan sendos ataques en contra de las mujeres que destacan en el ámbito político y público; los que cada vez se han vuelto por demás encarnizados.

Un ejemplo de la forma misógina de la oposición es el ataque constante a la joven Senadora Citlalli Hernández Mora; y a las secretarias de Estado: Rocío Nahle y Olga Sánchez Cordero. Cada vez que se anotan un buen desempeño en su rol de mujeres de cambio, surgen las descalificaciones de este grupúsculo voraz, que lo único que quiere es regresar a Palacio Nacional, de cualquier forma; porque saben que el electorado hace mucho tiempo les ha dado la espalda, por su desaseado comportamiento.

La cuarta transformación no deja de avanzar en pro de las mujeres, dando vida a la consigna que las propias mujeres que integran el Gobierno Federal han lanzado. ’La cuarta transformación será feminista o no será’.

Recientemente salió publicado en el Diario Oficial de la Federación el Programa Institucional 2020-2024 del Instituto Nacional de las Mujeres ’PROGRAMA INSTITUCIONAL ENTIDADES NO SECTORIZADAS DERIVADO DEL PLAN NACIONAL DE DESARROLLO 2019-2024. Para las mujeres de este país es un aliciente que se esté presentando un programa estructurado, que contempla a la mujer sin olvidarse de toda la diversidad que esta población representa.

Por primera vez en mucho, muchísimo tiempo, se pretende dar seguimiento puntual a los acuerdos asumidos en las conferencias, convenciones y tratados internacionales en favor de la igualdad de género, como la CEDAW, la Conferencia de Población y Desarrollo en el Cairo (1994), la IV Conferencia Mundial sobre la Mujer, Beijing (1995), y la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer (Conocida como la Convención Belém do Pará), entre otras, queda atrás el discurso que no se correspondía con la realidad, como hacían los gobiernos neoliberales, que siempre desdeñaron trabajar en pro de la mujer mexicana.

En este programa se contemplan como objetivos prioritarios los siguientes:

Objetivo prioritario 1. Coordinar y promover la implementación de la Política Nacional en materia de Igualdad entre Mujeres y Hombres para contribuir al bienestar, la justicia y a una vida libre de violencia para mujeres y niñas. En este objetivo se plantea que se abata la desigualdad económica entre hombres y mujeres; sobre todo de las mujeres indígenas, rurales, adultas mayores, de la diversidad sexual, niñas y adolescentes; que han sido históricamente excluidas y discriminadas.

INMUJERES promoverá que todas las dependencias y entidades públicas de los tres poderes del estado, incorporen, en su trabajo, la perspectiva de género, la perspectiva intercultural, generacional, así como la perspectiva de desarrollo territorial con identidad.

Objetivo 2. Orientar y fortalecer el quehacer público y privado para lograr la igualdad sustantiva entre mujeres y hombres. En este objetivo se pretende avanzar más allá de la igualdad de derecho entre mujeres y hombres y trabajar en la modificación de las circunstancias materiales e ideológicas que impiden a las mujeres el ejercicio pleno de sus derechos y el acceso, en condiciones de igualdad, a todas las oportunidades.

INMUJERES impulsará acciones estratégicas para el desarrollo de capacidades institucionales y de capacitación para la incorporación de la perspectiva de género en todas las estructuras del quehacer público; la implementación de acciones estratégicas de comunicación social y difusión; así como el diseño de instrumentos técnicos como la información estadística, metodologías de trabajo, guías, lineamientos y desarrollo de conocimiento para asegurar la perspectiva de igualdad sustantiva entre mujeres y hombres, tanto en el ejercicio de los presupuestos públicos, como en la toma de decisiones, en todos los niveles.

También se pretende la erradicación de la violencia contra las mujeres y las niñas; prioriza la paridad, como principio y acción afirmativa para la participación, en condiciones de igualdad, de las mujeres y los hombres en los puestos de representación y espacios de toma de decisiones.
Objetivo prioritario 3. Impulsar cambios culturales que favorezcan el ejercicio pleno de los derechos de las mujeres y su liderazgo como protagonistas del desarrollo y actoras clave de la transformación del país.

No sólo en México, sino a nivel planetario, la mujer ha sido desdeñada en su contribución al desarrollo en todos los ámbitos: político, económico, cultural y social. Por ello es de resaltar que uno de los objetivos del programa sea registrar la grandeza de las mujeres y se les reconozca las aportaciones que han hecho al desarrollo humano sostenible en México.

Por último, quiero resaltar el decálogo del presidente Andrés Manuel López Obrador, ya que me parece importante que actuemos en pro de nuestra propia grandeza. Para ello, es menester que siempre estemos informadas e informados; actuemos con optimismo, nos conduzcamos sin egoísmos e individualismos, no contribuyamos al consumismo; que promovamos la cultura de la prevención; que defendamos nuestro derecho a disfrutar de lo natural; que nuestra alimentación sea sana y natural; que hagamos ejercicio; nos conduzcamos sin discriminación y que nuestras acciones siempre tengan una meta y logren ideales personales y colectivos.


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor