De frente y de perfil

Año electoral

Ramón Zurita Sahagún

Año electoral

Periodismo

Septiembre 06, 2020 14:11 hrs.
Periodismo Nacional › México Ciudad de México
Ramón Zurita Sahagún › guerrerohabla.com

La aprobación de nuevos partidos políticos por parte del Instituto Nacional Electoral no hará más competidos los comicios electorales de 2021, en los que estarán en disputa, además de la renovación total de la Cámara de Diputados (500), 15 gobiernos estatales, como principales objetivos.

Y aunque no se vaticina que esos nuevos partidos puedan entrar en forma directa a la disputa por los principales y no tendrán, además, derecho a establecer alianzas o coaliciones, si podrían influir en que los resultados sean favorables para uno u otro de los principales competidores.

Es cierto que la apuesta de los nuevos partidos va en el sentido de mantener el registro mediante el tres por ciento de los sufragios depositados por los ciudadanos en las urnas, como primera opción y ganar, en su caso, algunas alcaldías en municipios pequeños y, posiblemente en los Congresos locales, causando gran sorpresa si obtienen uno que otro distrito federal de mayoría.

Y es que el ejemplo del PES se mantendrá latente, ya que este partido obtuvo una buena cosecha de más de veinte diputados federales, pero perdió el registro como partido político.

Basado en ello, los nuevos partidos buscarán, ante todo, la permanencia del registro, esperando que en la contienda presidencial de 2024 ya puedan establecer alianzas con otros partidos que les permita entrar en la gran competencia.

Por el momento, los números no cuadran en ninguna parte para favorecer a estos pequeños partidos que como cada comicios surgen como hongos y desaparecen después de su breve incursión en el ámbito de la política.

Como se aprecia en la actualidad la disputa por las principales plazas de la Cámara de Diputados habrán de repartirse en los 300 distritos uninominales en favor de los partidos consolidados, con alguna breve aparición de los nuevos partidos que no provoque preocupación.

Lo mismo sucederá en los cinco estados con elección para gobernador, donde solamente un fuerte rompimiento de algún candidato fuerte con su actual partido los pondría a competir en alguna circunstancia.

Por lo demás, Morena, PAN, y con menores posibilidades PRI y Movimiento Ciudadano podrían participar en el reparto de estas quince entidades.

El Movimiento de Regeneración Nacional se mantiene fuerte, con buena estructura para sacar los mejores resultados que varían entre 10 y15 gubernaturas, seguido del PAN con hasta tres, el PRI puede competir en tres entidades y en alguna de ellas provocar la sorpresa con un triunfo, mientras que Movimiento Ciudadano apunta solamente a una entidad sumamente competida.

Los panistas aspiran a obtener la victoria en Querétaro -principalmente-, Chihuahua, y entrar en competencia en Baja California Sur y San Luis Potosí, en tanto que el PRI pudiera alcanzar de rebote en el competido Nuevo León, donde Morena, PAN y MC, además de tricolor entrarán en una difícil competencia.

Es aquí donde el voto a favor de los nuevos partidos podría marcar diferencia, pues los votos dirigidos a los nuevos organismos políticos podrían inclinar la balanza a favor de uno u otro.

Morena se mantiene como amplio favorito con pronósticos de que cuando menos una decena de esos territorios en disputa pasarán a las manos de alguno de sus militantes.

De acuerdo con algunas encuestas y sondeos que se han venido presentado, de los ocho estados que gobierna el PRI en seis está en franca desventaja y solamente Sinaloa y Sonora podrían rescatar, mientras que en Nuevo León puede convertirse en opción.

Los panistas controlan cuatro entidades del país con posibilidades de mantener Querétaro y eventualmente Chihuahua, en los otros dos se ve sumamente difícil una victoria.

Irremediablemente el PRD perderá Michoacán, el único gobierno estatal en que se encuentra uno de sus militantes y Morena conservará Baja California, según estos pronósticos.

En Nuevo León es casi imposible que gane nuevamente un candidato independiente, con todo y que el electorado no define un favorito, dejando entre panistas, priistas, morenos y Movimiento Ciudadano al próximo gobernador de la entidad.

Algo similar se pronostica sucederá en la Cámara de Diputados.

[email protected]


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor