A propuesta de AMLO, eliminan al fin partida secreta instaurada por Salinas - Gortari dio inicio a la ’Partida Secreta’ para ocupar sumas millonarias sin tener que rendir cuentas - Álvaro Obregón - todochicoloapan.com

A propuesta de AMLO, eliminan al fin partida secreta instaurada por Salinas


Gortari dio inicio a la ’Partida Secreta’ para ocupar sumas millonarias sin tener que rendir cuentas

| Redacción | Desde Emmanuel Ameth Noticias
A propuesta de AMLO, eliminan al fin partida secreta instaurada por Salinas

Política

Marzo 15, 2021 22:38 hrs.
Política Nacional › México Ciudad de México
Redacción › Emmanuel Ameth Noticias

El Senado de la República tardó dos años en aprobar la eliminación de la llamada ’Partida Secreta’, a petición del presidente Andrés Manuel López Obrador, en donde dicho gasto no tenía otro fin más que destinar recursos para el mandatario en turno, disponiendo de ellos a su gusto, llegando a ocuparlos para sus subalternos, familiares, medios de comunicación.

El juez federal Carlos López Cruz resolvió que los fondos de la partida secreta de la Presidencia fueron desviados sistemáticamente en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari y de los 2,700 millones de pesos asignados a esta partida entre 1990 y 1994, 2,218 millones fueron transferidos ilegalmente a una cuenta en Banco Mexicano Somex.

Asimismo, los senadores reformaron el artículo 74 de la Constitución, en el cual establecieron que ’no habrá partidas secretas en el Presupuesto de Egresos de la Federación’, con lo cual se avanza en la lucha en contra de la corrupción y se evita que los próximos presidentes de la República vuelvan a utilizar esa figura legal para continuar con el dispendio discrecional del dinero público, tal como hicieron los últimos cinco mandatarios: Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña.

El uso de esa ’Partida Secreta’ utilizada por la Presidencia de la República como una ’caja chica’, y el caso más concreto de ese abuso de poder lo ejemplifica Carlos Salinas de Gortari, quien durante su sexenio (1988-1994) disponía mensualmente del equivalente de 200 millones de dólares (4 mil millones de pesos al tipo de cambio actual) para repartirlos entre sus hermanos –Raúl principalmente– y sus amigos, compadres, burócratas, empresarios, legisladores, escritores, periodistas, dueños de periódicos y concesionarios de radio y televisión.

En aquel sexenio, esa ’Partida Secreta’ la manejaban por instrucciones de Salinas de Gortari el administrador de la Presidencia, Octavio Sentíes Hoyos; el secretario particular del presidente, Justo Ceja, y los hermanos Francisco y Araceli Vázquez Alanís, ambos funcionarios de la Presidencia y a quienes se encomendó abrir la cuenta bancaria número 6300-0-005 en Banco Mexicano Somex, de donde Salinas de Gortari disponía mensualmente de 652 millones 30 mil 799.49 pesos (que al tipo de cambio de ese año equivalían a 200 millones de dólares).

De acuerdo con funcionarios que trabajaron en la Presidencia que despachaba en aquellos años en la residencia oficial de Los Pinos, el director de Finanzas era Francisco Vázquez Alanís y su hermana Araceli era secretaria particular del director general de Administración de la Presidencia, el contador público Ernesto Sentíes Hoyos.

Uno de los cheques expedidos de esa cuenta bancaria millonaria, el número 183, era por un monto de 98 millones 811 mil 689 pesos, con fecha del 3 de noviembre de 1994; otro cheque, el número 171 y de fecha 4 de noviembre, por un monto de 95 millones 847 mil 505 pesos; el cheque número 26537000, con fecha del 7 de noviembre, por 57 millones 58 mil pesos, y el cheque número 163, por 37 millones 94 mil 547 pesos. El cheque 170, por 31 millones 620 mil 518 pesos; el cheque 165, por 25 millones 399 mil pesos, y el cheque 177, por 22 millones 737 mil 260 pesos, entre otros.

De acuerdo con el estado de cuenta bancario correspondiente al mes de noviembre, la dirección que dieron a Banco Mexicano los hermanos Vázquez Alanís para recibir la documentación financiera fue la de Hacienda de la Condesa, colonia Prados del Rosario.

El descubrimiento de dicha cuenta bancaria secreta que sólo unos cuantos sabían de ella, ocurrió cuando en la administración de Ernesto Zedillo, quien había roto con Salinas, se ordenó a la Secretaría de Hacienda investigar al exsubprocurador Mario Ruiz Massieu por los delitos de narcotráfico y lavado de dinero, y fue una sorpresa para los auditores encontrar que uno de los cheques, el número 24537001 por 300 mil pesos, le había sido entregado a Ruiz Massieu por órdenes del presidente Salinas y correspondía a la cuenta 6300-0-005 de Banco Mexicano, pero la investigación se detuvo cuando descubrieron que la chequera se manejaba desde la residencia oficial de Los Pinos y los hermanos Vázquez Alanís servían sólo de prestanombres para el manejo de la chequera utilizada para premiar lealtades al presidente en turno. Por supuesto que después Zedillo también hizo uso de esa ’Partida Secreta’ que no tenía límite presupuestal.

Así, los beneficiarios con ese dinero, que según las primeras investigaciones de aquellos años habría sido desviado del presupuesto federal por instrucciones presidenciales, eran algunos secretarios de Estado, subsecretarios, procuradores, subprocuradores, directores de paraestatales y fideicomisos, empresarios salinistas y, por supuesto, la familia directa y los hermanos de Carlos Salinas de Gortari, principalmente Raúl.

El mismo Raúl Salinas confirmó que parte del dinero que depositó en cuentas bancarias de Suiza, Londres, Estados Unidos, México e Islas Caimán, se lo entregó su hermano cuando fungió como presidente de la República.

En los registros fiscales de los hermanos Vázquez Alanís aparecen así: Araceli Vázquez Alanís tiene dos RFC: VAAA510507QW8 y VAAA5105074X9, con domicilios en Camino a Porres PV Santa Anita, Jiutepec, Morelos, y en la Unidad Habitacional Barrio de Santiago, en la Reforma Iztaccíhuatl, Iztacalco.

En gobiernos posteriores, durante los mandatos de Ernesto Zedillo y Vicente Fox, la entonces Procuraduría General de la República abrió sendas investigaciones sobre el uso de esos fondos públicos que el entonces presidente Salinas repartía, como si se tratara de un patrimonio propio, pero ninguno de los dos mandatarios logró encarcelarlo.

El presidente que estuvo más cerca de enviar a prisión a Salinas fue su sucesor Ernesto Zedillo, quien permitió que la PGR, en ese entonces controlada por el procurador panista Antonio Lozano Gracia, integrara un expediente penal por el delito de peculado al desviar dinero público con la llamada ’Partida Secreta’, pero en el Poder Judicial se consideró que esos recursos del pueblo mal empleados sí tenían origen, pero no tenían destino que estuviera explícitamente marcado dentro del presupuesto público federal, de tal manera que los mandatarios en turno podían entregarle el dinero a quien ellos quisieran, según dictaminó el Tribunal judicial, incluida a la familia, amigos y políticos. Fue con ese dictamen judicial como se cerró el proceso penal y Salinas de Gortari volvió a pasear tranquilo por Irlanda en donde aún disfruta de su mansión adquirida con dinero público.

Otro de los beneficiarios de esos cheques ordenados por Carlos Salinas desde Los Pinos, es el escritor e historiador Héctor Aguilar Camín, cuyas copias de cheques entregados por la suma de 3 mil 424 millones 450 mil 200 pesos, así como contratos firmados y mensajes enviados por este intelectual al entonces presidente priista aún conservo y hoy publico algunos de ellos.

Los contratos firmados con la Presidencia salinista corresponden al Centro de Investigación Cultural y Científica (CICC) y la empresa Nexos-Sociedad, Ciencia y Literatura, SA de CV, propiedad de Aguilar Camín.

Desde que Salinas de Gortari asumió la Presidencia, Aguilar Camín empezó a sentir los beneficios de su amigo que había llegado a Los Pinos. El 7 de abril de 1989, este intelectual envió un ’recibo provisional’, firmado por él mismo, para que los administradores de la ’Partida Secreta’ le entregaran un cheque por 250 millones de pesos como primer pago ’por adelantado’, del estudio ’El desafío educativo’, el cual sería realizado en el segundo semestre de ese año por el CICC y la empresa Nexos. Miguel Badillo | CONTRALÍNEA


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor