¿Por qué es importante contar con un buen seguro de Responsabilidad Civil? Por Joaquín Buján, VP Regional Casualty para Chubb América Latina

¿Por qué es importante contar con un buen seguro de Responsabilidad Civil?

Por Joaquín Buján, VP Regional Casualty para Chubb América Latina

Economía

Marzo 13, 2019 22:01 hrs.
Economía Internacional › Colombia
› Mundoejecutivo

Muchas empresas pequeñas y medianas optan por asegurar solamente sus bienes tangibles a través de un seguro de daños propios, sin prever que su patrimonio también puede verse afectado por reclamaciones de terceros que pueden llegar a comprometer seriamente su solidez financiera y la viabilidad del negocio.
En la mayor parte de las actividades empresariales circulan personas y se despachan productos o servicios susceptibles de causar un accidente que puede provocar que algún cliente o empleado se lesione o lastime.
Muchas actividades, por su naturaleza, pueden ocasionar también graves daños materiales como incendios o explosiones, daños por agua o contaminación a propiedades y bienes colindantes. ​Por lo tanto, cuidar el patrimonio significa tener no solamente una buena cobertura de los bienes propios, sino también una adecuada protección que ampare el patrimonio de reclamaciones sobrevenidas por daños ocasionados a terceros.
La Póliza de Responsabilidad Civil tiene como objeto amparar el pago de los perjuicios que se puedan causar a terceros por daños materiales o lesiones personales que se ocasionen a terceros en virtud de hechos derivados de la actividad o productos del negocio asegurado.
Son muchas las circunstancias en las que se hace necesaria esta cobertura. Desde una simple fuga de agua que ocasione daños a otro negocio situado debajo o al lado de la industria asegurada, hasta otras más graves, como un incendio que afecte materialmente y paralice la actividad de los negocios vecinos, pasando por posibles lesiones o fallecimiento de clientes o de los propios empleados. En todos esos casos, las indemnizaciones que tendría que asumir un negocio que no tuviese un seguro de Responsabilidad Civil adecuado podrían arruinar su economía.
Y no hay que pensar solo en las instalaciones principales del negocio. Es también muy conveniente que la cobertura se extienda a asegurar las actuaciones de la empresa y sus empleados fuera de los propios locales, por ejemplo, durante viajes, presentaciones y exposiciones, o durante el transporte de mercancías en vehículos propios o alquilados.
La póliza de Responsabilidad Civil cubre además aspectos con un componente humano, ya que, en definitiva, se trata de reparar el daño que podamos ocasionar a terceros. Es, por tanto, un seguro con un importante papel en la imagen corporativa de cualquier empresa, ya que la pronta intervención del seguro en la reparación o compensación del daño ocasionado a un tercero es vital para demostrar el compromiso de cualquier negocio en sus relaciones con proveedores, clientes y con la sociedad en general. A través de una buena póliza de Responsabilidad Civil se puede transformar lo que podría ser un grave conflicto en una resolución lo más amistosa posible y, sobre todo, en una resolución rápida, algo que permite al negocio seguir enfocado en lo suyo.
En no pocas ocasiones la Responsabilidad Civil acaba dirimiéndose ante los tribunales. La litigiosidad y la conciencia de reclamación son cada día mayores en toda América Latina. Es importante también contar con gastos de defensa y con la experiencia de una aseguradora como Chubb, con presencia en todo el mundo para indemnizar a terceros y para defender a nuestros asegurados en donde sea necesario, con equipos propios y experimentados.
Cualquier empresa, sea pequeña, mediana o grande, debe identificar los riesgos a los que está expuesta en relación con terceros como, por ejemplo:
Personas que visitan sus instalaciones (clientes y proveedores) susceptibles de sufrir caídas u otros accidentes
Objetos confiados (vehículos de terceros en parkings, efectos personales de clientes, mercancías o maquinarias de terceros ubicadas en las instalaciones del asegurado)
Productos entregados a terceros susceptibles de causar un daño, bien sea a consumidores finales, distribuidores o empresas que los utilizan a su vez para elaborar otros productos finales
Mercancías transportadas fuera de las instalaciones del asegurado y labores de carga y descarga de las mismas
Vehículos propios o alquilados utilizados con ocasión del negocio
Empleados que puedan sufrir accidentes durante la realización de sus labores en la empresa
Trabajos realizados en situaciones de terceros en los que se puedan ocasionar daños a dichas instalaciones.
Una vez analizado todo eso, se debe tomar una decisión inteligente: contratar un buen seguro de Responsabilidad Civil.
Chubb contamos con una enorme experiencia en el aseguramiento de Responsabilidad Civil para todo tipo de empresas de todos los tamaños. Nuestros suscriptores saben adaptarse a las necesidades específicas de cada negocio. Y nuestro alcance, que es verdaderamente internacional, nos permite cubrir los riesgos de reclamaciones de terceros donde quiera que su empresa o sus productos tengan presencia.

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor