Pésimo negocio: regala Gobierno de Hidalgo 34.4 millones a arrendadora


La Oficialía Mayor del gobierno de Omar Fayad arrendó 214 vehículos por 87 millones 268 mil 443.23 para devolverlos dos años después; sin embargo, comprarlos nuevos y con una garantía mínima de 3 años, además del seguro y otros gastos, les habría ahorrado al menos 34 millones 398 mil 367.88 pesos

| Emmanuel Ameth | Desde Emmanuel Ameth Noticias
Pésimo negocio: regala Gobierno de Hidalgo 34.4 millones a arrendadora

Política

Octubre 01, 2019 05:10 hrs.
Política Nacional › México Ciudad de México
Emmanuel Ameth › Emmanuel Ameth Noticias

Tal como este medio difundió en abril de este año, la Oficialía Mayor del Gobierno de Hidalgo adquirió vehículos de lujo de la marca KIA para el uso de sus secretarios en Semana Santa para que pudieran gozar de sus vacaciones; el escándalo ante la falta de transparencia y malos cálculos en las compras sin embargo, apenas iniciaba.


Y es que la licitación EA-913003989-N34-2019 reveló irregularidades en el proceso que causan un probable daño a la hacienda pública por al menos 34 millones 398 mil367.88 pesos.

La forma en la que los vehículos fueron adquiridos fue mediante arrendamiento por dos años, lo que quiere decir que al término de este periodo contractual, estos serán devueltos a la empresa que los rentó a la entidad.

El instrumento financiero ocupado es útil siempre que el valor de arrendamiento sea considerablemente menor que el de los vehículos nuevos y que el arrendador absorba los costos de mantenimiento; tal premisa sin embargo, no se cumple al adquirirlos por un precio 21% mayor que su precio de mercado junto con los demás gastos y por un periodo también considerablemente corto, pues en todos los casos, la garantía para servicios y desperfectos es superior al contrato firmado.

Una licitación amañada

De acuerdo con la Ley vigente de adjudicaciones, adquisiciones, arrendamientos y prestación de servicios del Estado de Hidalgo, toda compra que supere los 181 mil 901 pesos debe ser licitada de forma pública por la autoridad, salvo casos excepcionales y donde un comité dictamine la razón para recurrir a otros esquemas.

Si bien la licitación aparentemente fue pública, la irregularidad estuvo en los requerimientos: porque las características solicitadas de los vehículos no contemplan generalidad alguna para que las ofertas hicieran propuestas de modelos similares, es decir, que requirieron modelos con características específicas muchas de las cuales ya ni siquiera se encuentran en el mercado -como el requerir vehículos del año 2018 en lugar de los más recientes-.

Al parecer, primero habrían requerido una lista de modelos disponibles de la empresa que resultó ganadora para luego publicarla y no al revés, como debió de ser: es por ello que fue una sola empresa, Green Movi, quien presentó su propuesta y a la postre fue la que ganó con estas presuntas facilidades.

La segunda irregularidad destaca en que al hacer un análisis de todos los modelos requeridos, si la Oficialía Mayor hubiera adquirido los mismos de contado, estos habrían resultado al menos 14 millones 153 mil 596.88 pesos con un precio menor al contratado.

Aclarar que el costo de los vehículos se consideró 3% por debajo de su valor de mercado mediante compra a flotillas y aunque se pudieron tener descuentos mayores directamente con el concesionario, no fueron ingresados en este cálculo.

Con dicho contrato de arrendamiento destaca entonces, que dieron a Green Movi, representada legalmente en el acto por Cecilia Viridiana Mendoza Santiago una utilidad de al menos 34.4 millones de pesos contando el valor de remate de los vehículos, pues los 214 vehículos les serían devueltos al pasar solamente dos años: se los regalaron, pues.

La postura de la Oficialía Mayor

Gracias a la Oficialía Mayor, fueron agregados los costos del Seguro, del Alta vehicular y derechos así como del Fondo de reserva para prevenir futuras eventualidades, condición que modificó los montos presentados en esta misma investigación y que obligó a un recálculo con los datos presentados.

Señalaron que tener los vehículos más de dos años representaba gastos por manutención y mantenimiento millonarios, condición por la cual se inclinaron por el arrendamiento, por lo que tras darles un uso por un tiempo limitado, se ahorraban los mismos.

Argumentan también, que las características específicas de los vehículos se debieron a un estudio de mercado donde se buscaron las mejores opciones y a ello se debió la precisión de su licitación, por lo que la solicitud no habría sido amañada en ningún sentido, según su versión: todo lo contrario, habrían buscado la opción más económica antes de buscar la adquisición.

En otro apartado señalaron que los costos por adquirir de contado eran mayores por un monto aproximado de 1.3 millones de pesos -leído como un ahorro para el Gobierno de Hidalgo- por incluir el costo financiero y la fianza a los conceptos anteriores; sin embargo, lo hicieron considerando que tras adquirir los vehículos de contado ello se haría a crédito, condición que no se planteó en esta investigación ni en sus cálculos así como tampoco habría la necesidad de contratar terceros (arrendatarios).

Omitieron en su cálculo ingresar el valor de recuperación de los vehículos en precio de remate (30% de su valor factura) al pasar dos años, monto nada despreciable que habría mitigado muchos de los gastos y que es parte fundamental de esta investigación de haberse adquirido de contado.

La Oficialía de Partes alude a que los vehículos con un valor de $ 569,900 pesos no son de lujo. Probablemente según la perspectiva de quien redactó un documento de respuesta no sean de lujo, (pues no sale de sus bolsillo el monto); sin embargo, en aras de la austeridad a la que está comprometido el gobernador Omar Fayad Meneses en sincronía con el presidente Andrés Manuel López Obrador, además de la realidad hidalguense, donde más de la mitad de la población vive en Pobreza (Coneval), que el IDH es inferior al de Venezuela (PNUD.ONU), tal vez no se aprecie que a los vehículos que sólo darán uso dos años y que luego regresarán al arrendador, el monto alcanzaría para adquirir dos casas de interés social para cada una de estas unidades y que son financiamientos que un trabajador promedio paga luego de créditos de entre 20 y 30 años vía Infonavit.

A la institución se le concedieron observaciones que modificaron este documento original y además se citan algunas otras en este apartado para que el lector tome la versión oficial de la autoridad para tomar sus propias conclusiones.

Los esquemas de arrendamiento

El arrendamiento es un esquema financiero en el que se goza de equipo de transporte y/o maquinaria por debajo de su valor dado que este solamente es ocupado sobre un tiempo determinado, es decir, no se adquiere su propiedad.

Para que sea rentable, el arrendador debe ofrecer beneficios que motiven al cliente para el uso de este esquema, pues debe representar un beneficio en servicio, valor de remate, etc.

Al concluirse el periodo -no recomendable para el arrendatario pues debe ser por periodos inferiores a que la depreciación observe un valor de remate-, el arrendador suele ofrecer al arrendatario la opción de compra.

En la siguiente tabla se aprecia que periodos muy cortos o muy largos de arrendamiento suelen ser perjudiciales para el arrendador mientras el arrendatario obtiene beneficios en todos ellos aunque por supuesto, la evaluación costo-beneficio siempre está en función del precio que se oferte.

El peor negocio que existe en el arrendamiento, es el que hizo la Oficialía Mayor del gobierno de Hidalgo, en el que se adquirió capital por encima de su costo de mercado, nuevo, y cuyos servicios corren a cargo de la misma garantía pues no hay justificación alguna para contratar así a menos que se trate de una simulación para desviar recursos.

Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor