Miente el Congreso de Hidalgo mediante canales oficiales en por lo menos 4 de los 6 párrafos que componen su comunicado


Haciendo una verificación del posicionamiento del Poder Legislativo en Hidalgo dado a conocer hace unas pocas horas, se constató que en por lo menos 4 de los 6 párrafos totales del documento, existe falsedad de datos

| Emmanuel Ameth | Desde Emmanuel Ameth Noticias
Miente el Congreso de Hidalgo mediante canales oficiales en por lo menos 4 de los 6 párrafos que componen su comunicado

Política

Agosto 06, 2018 19:04 hrs.
Política Estados › México Hidalgo
Emmanuel Ameth › Emmanuel Ameth Noticias

ARTÍCULO DE OPINIÓN

La XVIII Legislatura del Congreso de Hidalgo emitió un comunicado hace apenas unas horas en el que se verificó la presencia de al menos una falsedad en 4 de los 6 párrafos que componen el documento; pese a ello, se difundió mediante los canales oficiales.

PÁRRAFO 1
"Es falso que el trabajo legislativo realizado por la LXIII Legislatura sea producto de apresuramientos o ’albazos’, pues la agenda legislativa del Congreso hidalguense, y de cualquier otro Poder Legislativo del país, culmina en el momento en que ordena la ley, no antes, no después, ni por voluntad, o capricho de nadie".

En realidad, el trabajo legislativo sí fue apresurado y también de albazos. Prueba de lo anterior es dejar hasta las últimas sesiones las iniciativas más polémicas de la Legislatura, incluso al último día, cuando por la importancia de su naturaleza, requerían de mayor análisis. Si son analizados los últimos casos cada uno en lo particular, no se hace mas que reforzar esta tesis.

PÁRRAFO 2
"Las reformas planteadas, así como todos los nombramientos que ha emitido la LXIII Legislatura, han sido analizados y aprobados con la participación de todas las fuerzas políticas que conforman al Congreso, incluida desde luego la de Morena a través del diputado Efrén Salazar Pérez, su único representante partidista legalmente constituido, cumplen con toda la normatividad vigente, son acciones legítimas, legales y democráticas, y cuentan con absoluta certeza y seguridad ".

No en todas las reformas ni en todos los nombramientos hubo participación de todas las fuerzas políticas; nuevamente, la última sesión es una muestra fidedigna en la que se aprecia que se consiguió quórum sí, pero el mayoriteo fue suficiente para que sesionaran sin la presencia de Morena, por ejemplo. Las acciones pues, son legales, pero de ninguna forma legítimas (por no estar presentes todas las fuerzas partidistas) ni democráticas (porque no hubo un sólo legislador, de ningún partido, que preguntase a sus "representados" cuál era su sentir). Dado lo anterior, la presunción de "certeza" no se cumple y la de "seguridad" incluso cae en el terreno de la ilusión.

PÁRRAFO 3
"Es definitivamente falso que los agentes de la policía estatal que resguardaron el Congreso el día 31 de julio ante la manifestación de personas que impidieron de manera arbitraria el ingreso no sólo a legisladores sino a trabajadoras y trabajadores a las instalaciones del Poder Legislativo portaran armas de fuego, su equipamiento consistía únicamente en el de contención antimotines, es decir, escudos protectores"

A menos que la tecnología ocupada por los elementos policíacos al día de hoy sea tan avanzada que los escudos puedan convertirse en bastones (toletes) y ser arrojados en forma de bombas de humo (o lacrimógeno) sin dejar de ser "escudos", la afirmación también es totalmente falsa.

Si hubo elementos armados con fusiles por otro lado, como narran testimonios, no puede comprobarse al no haber hecho uso de ellos (las pistolas que portaban pudieron ser eléctricas).

PÁRRAFO 4
"No así los manifestantes, quienes además de portar varillas, piedras y palos, ingresaron de forma ilegal al Congreso, dañando las instalaciones y amenazando a trabajadores, con el propósito de impedir el trabajo de la actual legislatura legal y formalmente instalada, lo cual es una flagrante violación no solo a los derechos de quienes laboran en el legislativo sino a la seguridad personal de quienes ahí se encontraban, además dichos actos constituyen una violación a los principios de libertad y autonomía parlamentaria".

La imprecisión hace la mentira. Debió el Congreso precisar que sólo fueron algunos los manifestantes que portaron piedras, varillas y palos, así captados efectivamente por las cámaras. Sin embargo, el documento emitido ’comunica’ que los manifestantes llegaron armados al recinto; lo cierto es que fueron una muy pequeña parte de ellos y tomaron precisamente esas "armas" porque son las que encontraron en su entorno como una estrategia de defensa ante la amenaza creciente de la represión (¿se imagina Usted a los manifestantes viajando con ladrillos y varillas desde sus comunidades para agredir en el momento de su manifestación? ¿por qué no llevar palos con clavos o resorteras con tunas, según las flamantes hipótesis del Congreso?).

Decir también, como una sugerencia derivada de lo aquí expuesto, que si observa policías que lo intimiden en su manifestación, es recomendable que ni por un momento piensen en defenderse, que acepten ser sometidos y violentados, porque según ellos, piedras y palos de unos pocos, contra mucha gente entrenada y armada, es un abuso hacia estos últimos...

PÁRRAFOS 5 Y 6, LOS ÚNICOS VERÍDICOS (BAJO RESERVA)
"No podemos aceptar que esas situaciones se conviertan en hipótesis jurídicas de anulación de los actos legislativos, sino que debe permanecer el ejercicio libre del trabajo legislativo.

La LXIII legislatura refrenda su compromiso con la sociedad que, al elegir a sus representantes les dio el voto de confianza para legislar, como corresponde a su trabajo y no para ’esperar’ a que llegue la siguiente legislatura, como pretenden los y las diputadas electas, lo que además de ser absurdo e irresponsable, resulta una postura prepotente e ilegal, totalmente contraria a la decisión ciudadana expresada en las urnas el pasado uno de julio, en la que se manifestaron en contra de autoritarismos, sea cual fuere la fuerza o actor político que los emita".

Estos últimos dos los daremos por buenos al Congreso así sin más; es suficiente escandaloso que el 66% del texto (4 de 6 párrafos) sea falso.

RÉPLICA

Réplica al “Artículo de opinión”.

Haciendo una verificación del “artículo de opinión” publicado en Emmanuel Ameth Noticias, se constató que en por lo menos 4 de los 6 párrafos totales del documento, existe falsedad de datos:

Reza el artículo:

“La XVIII Legislatura del Congreso de Hidalgo emitió un comunicado hace apenas unas horas en el que se verificó la presencia de al menos una falsedad en 4 de los 6 párrafos que componen el documento; pese a ello, se difundió mediante los canales oficiales”.

PÁRRAFO 1

"Es falso que el trabajo legislativo realizado por la LXIII Legislatura sea producto de apresuramientos o ’albazos’, pues la agenda legislativa del Congreso hidalguense, y de cualquier otro Poder Legislativo del país, culmina en el momento en que ordena la ley, no antes, no después, ni por voluntad, o capricho de nadie".

En realidad, el trabajo legislativo no fue apresurado y mucho menos de albazos. Prueba de lo anterior es que si se conoce el proceso legislativo a fondo se debe saber que las iniciativas son expuestas ante legisladores que componen las comisiones legislativas (representadas por varias fuerzas políticas) por expertos en la materia (secretarios técnicos) para después someterlas a votación en la propia comisión, (donde se desahogan los debates) y en el Pleno, lo cual completa la participación parlamentaria.

PÁRRAFO 2
"Las reformas planteadas, así como todos los nombramientos que ha emitido la LXIII Legislatura, han sido analizados y aprobados con la participación de todas las fuerzas políticas que conforman al Congreso, incluida desde luego la de Morena a través del diputado Efrén Salazar Pérez, su único representante partidista legalmente constituido, cumplen con toda la normatividad vigente, son acciones legítimas, legales y democráticas, y cuentan con absoluta certeza y seguridad ".

Vale la pena rescatar la frase: “Las acciones pues, son legales, pero de ninguna forma legítimas” (por no estar presentes todas las fuerzas partidistas) ni democráticas (porque no hubo un solo legislador, de ningún partido, que preguntase a sus "representados" cuál era su sentir). Es francamente escandaloso el desconocimiento de la ley del periodista que supone que el legislador carece de la legitimidad y legalidad para tener que “preguntar” a sus representados, habrase visto.

PÁRRAFO 3

"Es definitivamente falso que los agentes de la policía estatal que resguardaron el Congreso el día 31 de julio ante la manifestación de personas que impidieron de manera arbitraria el ingreso no sólo a legisladores sino a trabajadoras y trabajadores a las instalaciones del Poder Legislativo portaran armas de fuego, su equipamiento consistía únicamente en el de contención antimotines, es decir, escudos protectores"

Auténtica falacia tratándose de quien escribe y opina de oídas, o de plano, con la filia en los dedos. Los policías no tenían “fusiles” ni ninguna clase de arma de fuego.

PÁRRAFO 4
y formalmente instalada, lo cual es una flagrante violación no solo a los derechos de quienes laboran en el legislativo sino a la seguridad personal de quienes ahí se encontraban, además dichos actos constituyen una violación a los principios de libertad y autonomía parlamentaria".

Dice el artículo: “La imprecisión hace la mentira. Devió (Sic apresurado y alboradoo) el Congreso precisar que sólo fueron algunos los manifestantes que portaron piedras, varillas y palos, así captados efectivamente por las cámaras. Sin embargo, el documento emitido ’comunica’ que los manifestantes llegaron armados al recinto; lo cierto es que fueron una muy pequeña parte de ellos y tomaron precisamente esas "armas" porque son las que encontraron en su entorno como una estrategia de defensa ante la amenaza creciente de la represión…”.

Los manifestantes acudieron a una construcción que se ubica frente al Congreso de donde tomaron esos proyectiles y armas.

PÁRRAFOS 5 Y 6, LOS ÚNICOS VERÍDICOS (BAJO RESERVA)
"No podemos aceptar que esas situaciones se conviertan en hipótesis jurídicas de anulación de los actos legislativos, sino que debe permanecer el ejercicio libre del trabajo legislativo.

La LXIII legislatura refrenda su compromiso con la sociedad que, al elegir a sus representantes les dio el voto de confianza para legislar, como corresponde a su trabajo y no para ’esperar’ a que llegue la siguiente legislatura, como pretenden los y las diputadas electas, lo que además de ser absurdo e irresponsable, resulta una postura prepotente e ilegal, totalmente contraria a la decisión ciudadana expresada en las urnas el pasado uno de julio, en la que se manifestaron en contra de autoritarismos, sea cual fuere la fuerza o actor político que los emita".

Estos últimos dos los daremos por buenos al Congreso así sin más; es suficiente escandaloso que el 66% del texto (4 de 6 párrafos) sea falso”.

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor