Matices

La era del Gobierno Dividido

Analinn Rivera

La era del Gobierno Dividido

Política

Julio 23, 2018 02:04 hrs.
Política Estados › México Hidalgo
Analinn Rivera › Emmanuel Ameth Noticias

Aunque hoy nos resulte difícil de creer, durante décadas en el Congreso de Hidalgo no hubo un solo diputado local de oposición, de tal manera que las iniciativas de ley, los presupuestos y las reformas constitucionales transitaron las más de las veces sin ningún obstáculo ni contrapeso.

Fue hasta 1981 que después de una reforma a la Ley Estatal Electoral llegaron al Congreso Local los primeros cuatro diputados de oposición: Jorge Humberto Salinas Rojas por el PAN; Álvaro López Ríos del Partido Socialista de los Trabajadores, Lucio Rosales Yánez, del Partido Popular Socialista y María de la Luz Martínez Espinosa del Partido Auténtico de la Revolución Mexicana. Nacía así la pluralidad política en el Congreso Local, con el mismo número de diputados que probablemente tendrá el PRI en la siguiente legislatura.

Con el triunfo arrasador de Movimiento Regeneración Nacional (Morena) en 17 de los 18 Distritos Electorales, no sólo terminaron 90 años de hegemonía priista en el control legislativo del estado, sino que inicia en Hidalgo, una era de ’gobierno dividido’, en la que por primera vez tendremos un Congreso controlado por un partido de oposición, del que se espera que se conduzca con autonomía sin sometimiento ni servilismo y en el que será necesario un intenso cabildeo para llegar a prácticamente cualquier acuerdo.

Con estas nuevas reglas, el primer desafío para la nueva legislatura que inicia el próximo 1 de septiembre, será recibir el Segundo Informe de Gobierno, que en el caso de que se mantenga el formato del año pasado en el que hubo intercambio de preguntas y respuestas entre el Gobernador y los Diputados, podremos esperar que la comparecencia del Ejecutivo Estatal dejará de ser una pasarela de aplausos, cortesías y alabanzas.

La siguiente tarea –y probablemente la más importante en lo que resta del año– es el análisis y la aprobación de la Ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos, que podrá sujetarse, por primera vez, a un mecanismo efectivo de pesos y contrapesos. Durante este proceso se podrá discutir de manera abierta y plural asuntos tan importantes como el tamaño de la nómina del gobierno, los recursos para los programas sociales o las transferencias que se realizan a las diferentes entidades públicas.

En este camino, los legisladores tendrán que impulsar los cambios que permitan mejorar su eficacia legislativa y transparentar aún más sus órganos y administración interna, donde persisten los excesos y la opacidad en el manejo de los recursos, como quedó evidenciado en la presentación de los Informes de Auditoría de la Cuenta Pública 2017, que fueron presentados por la Auditoría Superior del Estado de Hidalgo.

Es evidente que con la distancia que hay entre los grupos políticos que encabezan Morena y el Gobierno Estatal se vislumbra en el futuro inmediato un constante jaloneo, que puede condenar a la parálisis, pero por el bien de todos, tarde o temprano, el Poder Ejecutivo y el Legislativo tendrán que negociar sin caer en el extremo opuesto del sometimiento de un poder al otro.


Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor