Lectura política

Calentar sucesión de 2021

Noé Mondragón Norato

Calentar sucesión de 2021

Periodismo

Octubre 23, 2018 00:17 hrs.
Periodismo Estados › México Guerrero
Noé Mondragón Norato › guerrerohabla.com

Son dos fuerzas políticas partidistas contra una. Dos actores de poder fuertes, actuando contra otros de igual fuerza, pero descanchados y un tanto desperdigados. Se trata del gobernador Héctor Astudillo Flores, asumiendo tareas de control político en actores de interés. También, al interior de su partido, el PRI. Y por el otro lado, el exgobernador Ángel Aguirre Rivero, intentando quedarse con los pedazos del PRD. Los dos de algún modo, van a contraflujo del Morena y sus principales actores en Guerrero: Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros, Nestora Salgado García, Adela Román Ocampo y Félix Salgado Macedonio. Hay que ir por partes.

DISPUTA ANTICIPADA DE PODER.- ’Guerrero no es solo un Estado fallido, sino una entidad sin gobierno’. La anterior fue la frase contundente de la senadora del Morena, Nestora Salgado García, en la coyuntura del Tercer Informe de Gobierno de Héctor Astudillo. Le tiró de pedradas al avispero. Y las reacciones se leyeron puntuales: 1.- El senador del PRI, Manuel Añorve Baños, fustigó que Guerrero ’no es un Estado fallido. La descalificación es un recurso fácil. En Guerrero sí hay gobernabilidad. Estas declaraciones son irresponsables, sin fundamento, sin sustento y al calor de una marcha’. Luego, el propio gobernador en un breve video que circuló en redes sociales le recordó a Nestora presumibles favores políticos recibidos por él: ’De Nestora ya me ocupé cuando estuvo en prisión. Ella me buscó y encontró respuesta. De todo lo demás no le voy a contestar’. De esa forma, en el PRI cerraron filas para intentar acallarla. Y de algún modo, la metieron en un predicamento político del que está obligada a salir. Y dar explicaciones. 2.- La postura de la senadora morenista ocurre en el contexto de la alta criminalidad feminicida que ha

violentado a la entidad en los últimos meses. Es desde luego, un recurso discursivo para hacerse notar. Porque las situaciones políticas de crisis se convierten en ventajas. Y es desde luego, una forma de placearse por anticipado. Remarcar que la competencia por el gobierno estatal para el 2021, no se limita en el Morena, a Pablo Amílcar Sandoval y Félix Salgado Macedonio. Ella también desea verse incluida. Por eso su blanco político principal, fue el gobernador Astudillo. 3.- En noviembre próximo, el PRD renovará su dirigencia estatal. Los actores políticos que rodean la coyuntura ven con recelo a un partido que dejó de ser rentable en términos de credibilidad, aceptación social y plusvalías políticas. Y se encamina directo, al fracaso electoral para la elección de gobernador en 2021. El punto central de este debate se ubica en si Celestino Cesáreo Guzmán de la tribu Alternativa Democrática Guerrerense (ADG), y Bernardo Ortega Jiménez de Movimiento Alternativo Social (MAS), podrán rescatarlo, cuando ellos mismos ya están bastante desacreditados. Y asumen en las actuales circunstancias, como visibles aliados políticos del gobernador Astudillo. 4.- El único contrapeso político real a esos dos personajes, es el exgobernador Ángel Aguirre Rivero, con su tribu Izquierda Progresista Guerrerense (IPG). Tiene varias canicas ocultas. Pero la cancha se le hizo demasiado chica para jugarlas. Al igual que a Celestino y Bernardo, la polémica lo persigue. Y en esa coyuntura, es claro que podría ganarles la dirigencia estatal en noviembre. Pero de ahí a instalar un candidato de su tribu con perfil auténticamente ganador en la elección de gobernador de 2021, está muy complicado. Por eso, el escenario más visible y más fuerte para el PRD, es que el grupo político de Ángel Aguirre llegue a la dirigencia estatal. Y empuje en marcuerna con el PRI, el PVEM y eventualmente el MC y el PAN, un ’candidato de unidad’ que le haga frente al que postule el Morena para dentro de tres años. Y este aspirante irónicamente, podría surgir no de cualquiera de esos cuatro

partidos, sino de las eventuales divisiones internas del Morena. La más proclive a hacerlo, es la alcaldesa de Acapulco, Adela Román. Y desde luego, Nestora Salgado. Para empoderar más al género femenino. Y desarmar a los cuadros políticos masculinos de AMLO. La adicción enfermiza al poder es capaz de todo.

HOJEADAS DE PÁGINAS…A pesar de las criticas a su administración, el gobernador Astudillo no ha operado cambios importantes en su gabinete y fuera de él. Una cartera destaca: la dirigencia estatal del PRI, donde Heriberto Huicochea Vázquez, cobra ahí como líder de los tricolores. Y también como diputado local en la 62 legislatura. Como si los resultados de la pasada elección del 1 de julio lo hubieran favorecido. Y recibe premio en vez de castigo. Persisten en ese partido, los personajes superdotados y con el don de la ubicuidad. Huicochea al parecer, es uno de ellos.

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor